Clinica de Ojos Tandil

(0249) 444 8300 / 8301 / 0703

Av. Santamarina 760 | Tandil - Bs. As. Argentina

Oftalmopediatria

El pediatra es la persona más importante en la salud de los niños, y aunque creemos que el enfoque de los problemas oculares debe ser multidisciplinario, este médico es el que primero los detecta y su referencia a tiempo hará que el tratamiento sea adecuado. La prevención de las enfermedades es fundamental para evitar que queden secuelas, por eso es esencial que al recién nacido se le haga un examen oftalmológico completo. La razón de este exámen se debe, sobre todo, al riesgo de retinopatía que es la mayor causa de ceguera y visión subnormal en el mundo.  

Importancia de la consulta

Para que se desarrolle la visión, el niño debe recibir 3 tipos de estímulos: luz, forma y color. Los medios de enfoque del ojo deben estar transparentes, la retina debe estar sana para captar los objetos y llevar la información al cerebro a través de las vías ópticas.

El globo ocular debe estar saludable "para aprender a ver" y para ello tiene un tiempo determinado que se extiende aproximadamente hasta los 6-8 años de vida. Cuanto más cerca del final de este período se intente enseñar al ojo a ver, peores serán los resultados; por ello es muy importante detectar lo antes posible las enfermedades oculares.

Causas del exámen al recién nacido normal

  • Existen infecciones maternas muchas veces no detectadas durante la gestación (toxoplasmosis, citomegalovirus, rubéola, herpes, virus) que dañan los ojos muy precozmente y si no son tratados en forma inmediata pueden causar visión subnormal irreparable.
  • En algunos casos, los niños nacen con tumores oculares llamados Retinoblastomas que detectados en sus inicios requerirán un tratamiento menos agresivo, con conservación del ojo y excelente pronóstico de vida.
  • Vicios de refracción muy elevados (principalmente en bebés con padres con problemas de visión) en uno o los dos ojos y ello lleva a mal aprendizaje visual por recibir imágenes desenfocadas.
  • El ojo del neonato no aprende a ver si el niño presenta cataratas o glaucoma, si la córnea o el cristalino están turbios, opacos y no dejan pasar la luz, las formas y los colores haciaa la retina. En este caso no podemos esperar hasta los 6-8 años de edad, hay que realizar el tratamiento (cirugía) antes del mes de vida para posibilitar el desarrollo de la visión. 

Si no se realiza ningún tratamiento, pasados los 2 meses de vida, los ojos al no recibir imágenes claras, no pueden fijar, aparece el Nistagmus (movimiento como de sacudida de los ojos) y por más que operemos, ese niño sólo llegará a ver bultos y no tendrá visión de letras pequeñas como un niño sano.

Diagnóstico

El examen no es doloroso.

  • En el bebé se analiza si fija y sigue objetos y si sus medios (córnea, cristalino, vítreo) son transparentes.

Luego se dilatan las pupilas, se analiza el estado de refracción del ojo (para descartar problemas de anteojos) y se estudia el estado de la retina.

  • En el niño a partir de los 3 años, se mide la agudeza visual con dibujos (o letras según la edad), luego se dilatan las pupilas, se analiza el estado refractivo y se examina el fondo de ojo; también se toma la presión ocular. Si el niño tiene más de 8 años, se puede completar el estudio con el campo visual (cuánto abarca la mirada al observar un punto fijo).

Frecuencia de la consulta

Conviene examinar la visión al menos una vez por año y, salvo que sea necesario, no se vuelve a hacer el fondo de ojo en cada consulta.

La consulta también debe realizarse ante la aparición de "signos de alarma":

 Signos de alergia ocular:

  • Parpadeo frecuente
  • Prurito ocular
  • Enrojecimiento
  • Lagrimeo 

Signos de vicios de refracción:

  • Cefalea y/o lagrimeo luego de esfuerzo visual
  • Disminución de la visión (evidenciada por un acercamiento a los objetos para leer)
  • Mal desempeño escolar
  • Cansancio visual
  • Orzuelos frecuentes
  • Conjuntivitis frecuentes

Signos de Forias :

  • Mareos o vómitos en viajes largos
  • Cefalea con el uso de la computadora 

Signos de glaucoma:

  • Ojos muy grandes
  • Molestias con la luz
  • Lagrimeo
  • Dolor ocular (de baja intensidad)

Otros signos de alarma:

  • Desviación de los ojos hacia adentro o afuera
  • Tortícolis (alteración en posición de la cabeza)

Enfermedades oculares comunes en los niños:

Ambliopía: 

Es una de las causas más comunes de déficit visual en los escolares y adolescentes. Llamamos a un ojo "ambliope" cuando éste, a pesar de ser completamente normal, no ve. Las causas de ambliopía son variadas y tratables si se descubren a tiempo. Entre ellas se puede mencionar el astigmatismo, estrabismo y/o microestrabismo o las cataratas congénitas. Lo importante es diagnosticarlas y tratarlas a tiempo y la edad de "detección temprana" varía según la causa de la ambliopía. Si se trata de cataratas congénitas, idealmente se deben tratar antes de las 6 u 8 semanas de vida, si se trata de estrabismo (dependiendo del tipo), mejor si es alrededor del año de edad o en el momento del diagnóstico y si el problema es de anteojos (o refractivo) entre los 3 y 5 años de edad. En condiciones ideales todos los niños deberían tener una evaluación oftalmológica durante su primer año de vida por un especialista en Oftalmopediatría para la prevención y tratamiento adecuado de la ambliopía. Esto es tan importante como el esquema de vacunación. 

Vicios de Refracción:

  • Miopía: mala visión a distancia
  • Hipermetropía: ven mal de cerca. Son niños hiperactivos.
  • Astigmatismo: ven las imágenes desenfocadas

Forias: 

Como tenemos dos ojos, al mirar un objeto, primero los convergemos y luego enfocamos. Cuando existen problemas en este mecanismo de la convergencia se dice que existen forias. El niño con forias hace un esfuerzo continuo para centrar sus ojos sobre el objeto para evitar verlo doble, lo cual se traduce en una fatiga visual o síntomas aparentemente ajenos a la visión (mareos al viajar en coche, molestias en el estómago, dificultades para concentrarse en la lectura, etc).

Obstrucción de las vías lagrimales en bebés:

Se manifiesta por lagrimeos, ojos llorosos, irritación del párpado inferior, conjuntivitis.

Requiere controles estrictos pero la mejoría se resuelve antes del año de vida.

Estrabismo (desviación de 1 o los 2 ojos):

Es un defecto visual en el cual los ojos están desalineados y apuntan en diferente dirección. La desviación puede siempre ser observada, pero en ocasiones se presenta en forma intermitente. Un ojo puede estar dirigido al frente, mientras el otro ojo estará orientado hacia adentro, afuera, arriba o abajo. El estrabismo es una condición común entre los niños, ya que afecta alrededor del 4% de la población infantil. Requiere examen completo inmediato. Además el ojo que se desvía no aprende a ver.

Cataratas:

En niños representan un problema especial, ya que pueden causar una ambliopía no recuperable si no se tratan a edades muy tempranas (6 a 8 semanas de vida). El pequeño paciente debe someterse a intervenciones quirúrgicas, uso de lente de contacto o anteojos gruesos que van cambiando rápidamente de graduación a medida que crece. Esto requiere de mucha dedicación por parte de los padres. Si se detectan a tiempo y se tratan adecuadamente, el éxito visual de estos niños es impresionante (95 pero si no, la visión de los ojos con cataratas puede ser tan reducida como sólo percibir luz. 

Glaucoma congénito:

Se produce como consecuencia de un defectuoso desarrollo de las vías de salida del humor acuoso. En las primeras semanas o meses de vida, el niño va a presentar lagrimeo y fotofobia (no es capaz de mantener los ojos abiertos cuando hay luz). La córnea va perdiendo transparencia y se ve blanquecina. Simultáneamente, el ojo, como consecuencia del aumento de presión en su interior, va aumentando su tamaño. Requiere tratamiento urgente ya que lleva a la ceguera. 

Está aquí: Home Especialidades Oftalmopediatria